[ROL PRIVADO] El héroe ladrón y la diosa inexperta. [Contrato Raiden]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ROL PRIVADO] El héroe ladrón y la diosa inexperta. [Contrato Raiden]

Mensaje por Nanami Momozono el Vie Oct 30, 2015 6:10 am

La vida generalmente siempre daba muchísimas vueltas, al menos para la diosa que en estos momentos estaba intentando dar lo mejor de sí misma para todo lo que estaba presente en su vida y también en sus metas cómo diosa de la amistad. Ella, en lo personal, sabía muy bien cual era su camino, al cual ella había decidido escoger para poder superar todo tipo de espectativas que mucha gente podría tener en ella. Había comprendido cual era su deseo, el hecho de que la diosa de la amistad hubiese posado en ella, sabía muy bien que tenía que hacer todo lo posible por defender lo que ella más quería y a su vez, le faltaba. Nanami estaba dándolo lo mejor de sí misma para poder mejorar en todo aspecto, quería aumentar su poder para que todo lo que estaba relacionado con ello, fuese bueno para ella y también para sus sueños. Nanami sabía muy bien que le faltaba mucho por aprender, y que sus poderes fueron consevidos por su sueño, debido a que aprendió que los dioses nacían por un deseo. Ella comprendió que ella misma nació por su deseo, el deseo de ser alguien en la vida y también el poder tener amigos. Aunque en estos momentos, ella no pueda tener amigos, haría lo que fuese, por defender el valor en las demás personas. Era su camino de diosa, al cual ella había decidido surcar, sin temor alguno.

Pero dejando aquello de lado, la diosa estaba mostrándose bastante animada por todo lo que haría a continuación. Quería esforzarse para que su deseo realmente se hiciera realidad. Algo que en lo personal estaba clara que lo lograría. Supo que en la vida, al menos en su vida como diosa, en los cielos, estaban todos los dioses, que se esforzaban para que todo fuese posible y se llevase a cabo. En donde también juzgaban a los dioses. Nanami no quería ser juzgada, pero sí quería ganarse un puesto en lo demás. — Lo lograré. — Pensó ella en voz baja, mientras que iba caminando por una plaza, en donde caía muchísima nieve y estaba un poco desolada. Nanami estaba bastante impresionada por lo que estaba pasando, cómo si el clima realmente hiciera algo o le comentara algo a la diosa. Aunque ella sabía, o al menos comprendía que al ser diosa, tenía cierta manera de distinguir las cosas que antes no podía, siendo una simple y ordinaria humana.

Estaba bastante clara a lo que quería llegar ella, pero algo realmente le sorprendió. Cuando notó que una presencia, un alma pura, estaba flotando por el lugar en donde ella se encontraba y realmente no supo que hacer, hasta que notó cómo una simpática pelusita estaba flotando por el camino, al parecer era un alma que aún no había sido corrompida por los Ayakashi. Nanami se acercó a él, observándolo y el sentido de diosa que tenía ella, le hizo ver un resumen de toda la vida y los momentos tristes que tuvo. — Es un hombre... De mucha edad... Ojalá que no sea un problema... — Mencionó en voz baja la diosa, sabía que le tener a varios shinkis de todo tipo era perjudicial pero a su vez, bueno... Ella confiaba que podría hacerlo bien, por eso mismo, iluminándose y apuntando a la pelusita, comenzaría a recitar. — Una vez más, alma pura que estás desolada en esta ocasión, te ofrezco mi mano amiga para poder brindarse el apoyo que realmente necesitas. Te apodaré Raimo, de forma informal Raiden. Acude a mi llamado y protejamos juntos el valioso valor de la amistad. — Mencionó ella, mientras que aquella pelusita comenzaba a brillar, para ser transformada en el Shinki que había llamado la diosa.
avatar
Nanami Momozono
Rango E
Rango E

Dios : Yo misma ^^
Shinki : Aún no tengo...
Mensajes : 78
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL PRIVADO] El héroe ladrón y la diosa inexperta. [Contrato Raiden]

Mensaje por Raiden el Dom Nov 01, 2015 6:53 pm

Raiden, un hombre atrapado en las miserias de un mundo cruel. Un hombre que no tuvo oportunidades. Un hombre que nunca tuvo vida. Con una infancia y una adolescencia dedicada al crimen, nunca pudo tener la oportunidad de soñar o de amar. No fue más que un títere de aquella amarga sociedad que aparta a las personas que no les importan y las dejan caer en un abismo sin final. Así fue su historia, condenado desde su nacimiento y asesinado a sangre fría con una sentencia de cinco disparos. Pero su alma era pura y aún quería luchar por una vida mejor. Deseaba seguir existiendo y hallar aquella felicidad que nunca tuvo. Así que se quedó vagando, sin saber que hacer.

Nada tenía sentido... No sabía por qué estaba allí ni qué ocurría. Era como si todo lo que había a su al rededor no fuera más que un mundo ajeno al que ya no pertenecía. No notaba el frío del invierno cayendo sobre él. No sentía hambre o cansancio. No sentía la necesidad de divertirse ni de hacer algo para cambiar su situación. Tan solo sentía miedo. Un miedo a lo desconocido. A la incertidumbre. ¿Quién era? ¿Qué era? Miles de preguntas rondaban la mente de aquel alma que había olvidado todo su pasado en vida. A pesar de todo, un rayo de esperanza se dibujó en su destino. Escuchó las palabras de una voz femenina. Le ofrecía una segunda oportunidad. El precio era caro, pero él no lo sabía y, de ser diferente, probablemente hubiese aceptado igualmente.

El ente en el que se había convertido, empezó a emitir una luz radiante. Sintió una sensación extraña y placentera. Y el resplandor dio paso a una figura. La de un animal feroz pero noble. Un león azabache, de ojos cristalinos. Poseía una cicatriz en la mejilla izquierda y parecía increíblemente confuso. Miró a la mujer que le había invocado. Era una chica joven de apariencia adolescente y una mirada que inspiraba toda la confianza que pudiese anhelar. No entendía muy bien cómo funcionaba aquel trato ni que debía hacer. Pero tenía algo claro. Ella era su dueña.

Levantó una de las patas delanteras y pisó el suelo con fuerza varias veces. Era como si hubiese vuelto a nacer. Podía sentir su corazón latiendo con intensidad. El aire gélido calando sus huesos. El olor de la fémina y de las calles. Podía ver con sus propios ojos todo lo que le rodeaba. Al fin era libre y todo se lo debía a aquella diosa. Se acercó a ella, imponente por su tamaño que superaba su cintura, y con un ronroneo grave, se pegó a su cuerpo y buscó las caricias de su ama para sentir el contacto físico de otro ser.

-Gracias...- Quería expresarle su gratitud con algo más que palabras, pero no sabía cómo.
avatar
Raiden

Dios : Nanami
Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL PRIVADO] El héroe ladrón y la diosa inexperta. [Contrato Raiden]

Mensaje por Nanami Momozono el Mar Feb 09, 2016 5:00 pm

Nanami creía que gran parte de las cosas que le pasaban en su vida eran por algo. Desde nacer, la muerte de su madre, la abandonada que le hizo su padre y también el hecho de ser una diosa humana de la amistad, comprendía muy bien todo lo que estaba pasando, mientras que intentaba mantener la total calma de todo lo que podía llegar a pasar desde ahora en adelante en su vida, como también en la de todos sus hermosos tesoros divinos que había traído a este mundo para acompañarla a su lado. Era algo raro, después de todo, no era de las personas que se sorprendieran con esas cosas, pero con todo lo que sucedía, era algo que le hacía inmensamente feliz ¡Y quería seguir esforzándose para poder alcanzar lo que todo dios quería! Pero sabía que era una tarea más que difícil.

Al momento de conocer la historia de su tesoro divino recién invocado, mientras que era traído al mundo, era un apuesto muchacho, mayor que ella, buena condición física y mirada triste, por así decirlo menos. No entendía muy bien lo que estaba pasando, pero tampoco le iba a dar muchísimas vueltas al asunto, después de todo su labor era ayudarlo en todo lo que fuese posible, para que estuviese a gusto y con fuerzas para acompañarla.

Pero los modales, eran los modales. Al menos en este tiempo que tenían que esforzarse para poder alcanzar todo lo que estaba en sus manos. Nanami con una sonrisa, mirándolo fijamente, al saber que era un potente y gran león, tras hacerlo que sea en su forma humana, sonrío de una manera cálida. — No me agradezcas, hice lo que tenía que hacer. — sonrío sutilmente, mientras que estiraba su mano para poder saludarle ¡Ya era experta en el tema! Por eso mismo tenía que hacer sentir a gusto a quien había traído a este mundo, sin importar lo que los demás puedan decir.

Mi nombre es Nanami Momozono, diosa de la amistad. — dijo tímidamente. — Desde ahora, estarás bajo mi cuidado, protección y te daré muchísimo cariño para que puedas estar a gusto conmigo. Juro, ante mi nombre y título, que te protegeré de todo tipo de mal.

Nanami era bastante seria en estos temas. Al menos ahora mismo no iba a dejar que alguien que ella misma había traído esté mal, por nada del mundo no podía permitirse ese lujo, por eso mismo haría todo lo que esté a su alcance para protegerlo. Por eso, ahora mismo tenían que ir a su templo. — Ahora iremos a mi templo ¿Vale? S-Sí tiene alguna pregunta… d-dígamela. — sonrío, esperando así poder romper el hielo con él. Su nuevo shinki, al cual había apodado Raiden.
avatar
Nanami Momozono
Rango E
Rango E

Dios : Yo misma ^^
Shinki : Aún no tengo...
Mensajes : 78
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL PRIVADO] El héroe ladrón y la diosa inexperta. [Contrato Raiden]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.