Hermanos

Élite 58 /58

ACTUALIZACIÓN ÉLITE CERRADAS
Últimos temas
» Euphir Virietum — Post-Apocalíptico [ N O R M A L ]
Lun Sep 12, 2016 8:30 am por Invitado

» Sato Ryoumei - ID
Jue Ago 18, 2016 11:27 pm por Yato Gami

» [AFILIACIÓN] Reformatorio St Judas [Normal]
Vie Ago 05, 2016 6:11 am por Invitado

» [AFILIACIÓN] ¡Reapertura! Inert ❤ Love. Rol Amo x Androide [NORMAL]
Lun Ago 01, 2016 12:17 am por Invitado

» [AFILIACIÓN] RE APERTURA INB (NORMAL) Solicitud
Dom Jul 31, 2016 1:23 pm por Invitado

» [Élite] ♕ Return Of Kings
Dom Jul 24, 2016 2:37 pm por Yato Gami

» The Show Must Go On | CIRCUS {Normal}
Dom Jul 24, 2016 2:24 pm por Yato Gami

» [AFILIACIÓN] Beyond the stars - NORMAL
Dom Jul 24, 2016 2:09 pm por Yato Gami

» The Show Must Go On [Cambio de botones - Normales]
Sáb Jul 23, 2016 5:23 pm por Invitado

Este Skin ha sido realizado por Miss Atomic Bomb a mano de Noragami Roler esta el cambio de colores, como la edición gráficas de las imágenes. Algunos de los códigos utilizados en el foro, son propiedad de los chicos de Savage-Themes a los cuales, se les agradece infinitamente el compartirnos a todos nosotros sus trabajos y más aún permitirnos el uso de cada una de sus creaciones. Todas la imágenes fueron sacadas de Tumblr, Google, We Heart It y Zerochan. Dedicamos los créditos a sus respectivos autores.

[ROL PRIVADO] Gracias por aparecer en mi vida. [Contrato Nanami & Nanao]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ROL PRIVADO] Gracias por aparecer en mi vida. [Contrato Nanami & Nanao]

Mensaje por Nanami Momozono el Miér Mar 11, 2015 5:39 pm

La diosa estaba sumamente triste en estos días. El día de hoy se cumplía 1 año desde la muerte de su querida madre y no obstante a los montones de problemas que poseía la diosa, estaba sumamente mal emocionalmente. La gente en la escuela no dudaba en ningún solo segundo el burlarse de ella. Tanto por su estatus económico (aunque ya no tenía ese problema) la joven castaña no podía decir la verdad a sus compañeros de la escuela, ya que lo más seguro es que se burlarían de ella o simplemente se aprovecharían. Nanami siempre optó por callar y nunca decir nada, ya que más que mal, para su muy mala suerte y también destino, la joven diosa aprendiz no poseía ningún tipo de relación amistosa en la escuela, estaba sola, pero no por eso, ella no iba a dar lo mejor. Ella iba a la escuela a estudiar y a mantener la beca que le brindó su madre, no a tener amigos.

Después de la escuela, unas chicas del curso de la joven Diosa la encerraron en el baño para poder pegarle. Nanami no tenía ánimos de pelear y ni mucho de defenderse (aunque eso nunca lo podía lograr ya que eran más fuertes que ella). Estuvo mucho rato encerrada en el baño para poder salir. Tenía unas cuantas heridas en el rostro y por más que ella alegara a los directores, nadie le creía. Era triste la vida de la joven en la escuela, por eso mismo ella simplemente intentaba dar lo mejor de sí para poder salir bien de todo, por mucho que los problemas le hicieran caer a lo más fondo de la depresión y también la soledad.

La joven caminó a un paso relajado, después de haber salido de aquella terrible historia en el baño, intentando arreglarse las ropas (pasaba comprándose nuevos uniformes, debido a que la mayoría eran destrozados o estaban manchados con sangre de ella) para posteriormente, encaminarse al patio de los recuerdos de la ciudad. Su querida madre estaba enterrada ahí y tenía que rendirle honores. No podía dejarla sola, cómo bien lo hizo el desaparecido de su padre que jamás supo de él. ― Tengo que verte una vez más, madre… ― Sonrió Nanami, con tristeza en su mirada, caminó tranquilamente por todas las calles y avenidas, hasta llegar al lugar en donde tenía que estar.

Compró unas cuantas flores con lo que le alcanzaba en la florería que estaba cercana al parque del recuerdo, para comenzar a caminar al lugar en donde estaría la tumba de su madre. El camino era bastante lejos, la tumba de ella estaba casi al final del parque, cosa que le costaba muchísimo llegar e incluso se perdía muchas veces.

Una vez la joven llegó, medio sonrió y le dijo a la tumba ― He llegado nuevamente, Madre. ― Sonrió de una buena manera, para poder dejar las florecillas y ordenar la tumba. Era un poco extraño, pero curioso. Sentía la joven Diosa cómo si su vida cambiaría de un momento a otro.
avatar
Nanami Momozono
Rango E
Rango E

Dios : Yo misma ^^
Shinki : Aún no tengo...
Mensajes : 78
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL PRIVADO] Gracias por aparecer en mi vida. [Contrato Nanami & Nanao]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 11, 2015 6:48 pm

En una esquina de cierta calle se podía apreciar lo que era una pequeña bola blanca, que flotaba a unos cuantos centímetros por encima del suelo. Iba de un lado a otro de forma lenta, y de vez en cuando se detenía a observar a la gente que caminaba de regreso a casa. Chicas de preparatoria hablando sobre sus novios y sus idols favoritos, hombres de negocio que corrían a toda prisa para poder llegar a su oficina; eran las cosas que solía ver diariamente. Para todo el mundo él era invisible, ni siquiera podía ser considerado como algún tipo de basura…era simplemente nada. Pero entre toda esa gente, existía un pequeño grupo que había logrado percibirlo, personas con apariencia humana y con poderes fuera de lo normal. Y por supuesto, también estaba ese otro grupo, aquel que emanaba un aura siniestra. Horribles bestias con aspecto de animales putrefactos; incluso sin saber que eran realmente, comprendía que era mejor no acercarse a ellos, era mejor prevenir una desgracia, causada por simple curiosidad.

Al no tener nada mejor que hacer, comenzó a ¨caminar¨ sin  rumbo alguno. Pasó por varios locales de comida, ropa, libros, entre tantas cosas más. Era aburrido tener que hacer lo mismo todos los días, ¿acaso nunca podría tener un cuerpo diferente al que poseía en esos momentos?, ¿tendría que pasar el resto de sus días como una simple bola flotante? De solo pensar en eso le ponía molesto, aunque era extraño teniendo en cuenta que solo era una simple y sencilla bola de pelos andante. Todo eso le hacía preguntarse cómo era posible que pensara, y sintiera algo, pero más importante que eso, ¿Cómo era posible que alguien como él comprendiera cuando estaba molesto y cuando no?, ¿de dónde había aprendido lo que eso significaba?... ¿era algo normal en los de su especie?. Si algún día lograba encontrar a alguien parecido a él se encargaría de preguntarle todas sus dudas, eso era seguro.

Tras un largo tiempo de seguir caminando, logró llegar a un lugar desconocido. Era la primera vez que visitaba ese lugar, pues jamás se había atrevido a salir de su zona segura, donde ninguna bestia podía dañarlo. Sin embargo en esa ocasión estaba tan sumido en sus pensamientos, que sin querer terminó en ese lugar ― ¿qué es esto? ― se dijo a sí mismo, mientras se adentraba un poco más al sitio. Tenía que reconocer que era una bella zona, no obstante tenía un aire deprimente, y también solitario; en todo lo que tenía andando, no había visualizado a una sola persona, al menos así fue hasta que se topó con una joven  de cabellos castaños. Al verla de pie, se detuvo de forma inmediata, y solo se limitó a contemplar la silueta de la joven. No comprendía porqué, pero algo en ella era diferente al resto de personas que había conocido hasta el momento, no tenía un aura  divina como los seres que peleaban por las calles, tampoco la de un monstruo, como él los consideraba. No, aquella chica era un tanto diferente, aunque no estaba seguro de cómo explicarlo.

Cuando su curiosidad estuvo satisfecha, decidió acercarse un poco más a la joven. Su andada era rápida, al menos lo que ese pequeño ¨cuerpo¨ le permitía. Una vez se aseguró de estar visible para la chica, se detuvo de nueva cuenta, esta vez a unos cuantos metros de ella. Estaba aburrido, y que mejor forma de matar el rato que ver a una persona peculiar; eso era lo único a lo que podía aspirar… tan solo observar; ni más ni menos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL PRIVADO] Gracias por aparecer en mi vida. [Contrato Nanami & Nanao]

Mensaje por Nanami Momozono el Mar Mar 17, 2015 2:41 pm

Era un claro momento de muchísima tristeza para la joven Diosa. La madre que ella tenía había dejado este mundo y se había ido a otro lugar lejano a este, no sabía en donde y ni tampoco sabía si su alma seguía con ella en estos mismos momentos, pero simplemente la joven Diosa tras su crianza, pensó que estaría en un llamado "cielo" o lugar en donde su alma descansaría en paz. Era lo que siempre había imaginado la joven Diosa, cosa que siempre lo pensó así le gustaba mucho la idea de que así fuese. Existiese o no existiese aquel lugar, quería imaginar que su madre estaba descansando y que no tendría problema alguno, ya que si no había un lugar así y la alma de su querida madre estaba corriendo peligro o no estaba descansando, claramente para la joven de cabellos castaños le sería muy dificultoso y también un gran problema. No quería perder la esperanza de lo que ella se estaba imaginando, por eso mismo esperaba que fuese todo lo contrario y su madre estuviese feliz estuviese en donde estuviese.

La joven Diosa se encargaría de ordenar todas las flores y cosas que le había traído el lugar en donde le hacían honor a su querida madre. La castaña estaba un poco triste, pero al menos intentaba mantener una hermosa sonrisa para que su querida madre en el lugar donde estaba, la estuviese viendo. La joven tenía muchas heridas en el rostro, pero claramente eso realmente no le importaba ya que para ella era mucho más importante estar lo más bien posible para que su querida madre no se preocupara. — Sí te contara todo lo que me ha pasado querida madre... Soy una Diosa. — Dijo casi incrédula la joven, mientras que miraba la tumba, la limpiaba para luego rezar en honor a su madre que ya había fallecido, cosa que hacía siempre cuando la iba a visitar.

— Ojalá madre, tenerte a mi lado. Siempre me ayudabas en todo lo que yo me comprometía, a pesar que ahora no estés, siempre siento tu ayuda. Por favor madre, dame tus bendiciones estés donde estés. — Dijo la joven con una sonrisa un tanto triste, mientras que cerraba los ojos y oraba para que su madre siguiese descansando en paz. En eso, pasaban los minutos & las cosas iban tomando su transcurso. Cosa que para ella eran muy cómodas. Eso realmente hacía feliz a la joven, ya que quería estar lo más que pudiese para estar con su madre para luego volver al templo y cumplir con sus deberes. Lo más seguro que Mamoru-kun tenía el trabajo muy pesado ahí y no quería sobre-es forzarlo más de la cuenta. Pero cuando abrió los ojos la castaña, notó cómo un ser extraño estaba enfrente de ella. Una bola de pelos, centró la atención de ella y sus sentidos "de diosa" se habían activado. Algo que para ella era muy curioso y también impactante. Debido a que era su primera vez. — T-Tú eres... ¡Eres alguien! — Estaba bastante indecisa la joven, no sabía que hacer pero algo en ella estaba floreciendo. Aún así, ella esperaba una ultima reacción de aquella bola adorable de pelos, mientras que imágenes se le venían a la mente de la joven Diosa. Era algo curioso, pero aún así la joven sacó un talismán. Las cosas estaban cambiado, mientras que sentía cómo también el calor de alguien la abrazaba. No sabía muy bien, pero... La joven estaba preparada para todo, debido a que el destino se enfrentaba una vez más a ella.
avatar
Nanami Momozono
Rango E
Rango E

Dios : Yo misma ^^
Shinki : Aún no tengo...
Mensajes : 78
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [ROL PRIVADO] Gracias por aparecer en mi vida. [Contrato Nanami & Nanao]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.