[EXPEDIENTE] A thousand lives I will live besides you {Ryosuke Hisao}

 :: Onmyodos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[EXPEDIENTE] A thousand lives I will live besides you {Ryosuke Hisao}

Mensaje por Ryosuke Hisao el Lun Mayo 02, 2016 4:03 pm




Ryosuke Hisao

One thousand lives I'll live besides you.


ONMYODO l APARENTA 35 - REAL DESCONOCIDA l BISEXUAL l FAMILIAR: YAMAN l NOSTÁLGICO

Fisico

» De porte elegante, Hisao heredó la imagen que la familia Ryosuke parecía perpetuar dentro de aquellos que cuidaban del templo familiar. Lejos de la otra parte de la familia quienes se entrenaban en artes marciales o hacían nobles labores como la agricultura, los Ryosuke del templo parecían plantas de juncos sobre las aguas tranquilas de los manantiales. Medianamente altos, entre los 1.70m-1.80m máximo, delgados y poco musculares, con manda de no cortar sus cabellos mientras sirvieran en el templo y facciones usualmente delineadas, Hisao heredó estas características y como sus familiares decían "Había nacido para atender el templo, estaba destinado a ello".

Su piel es de color blanca y debido a que casi no se expone al sol se ve bastante pálido mas no rayando en lo enfermizo, llama la atención los ojos de un color violeta claro, como dato curioso casi todos los Ryosuke con poderes espirituales tienen los ojos de este color, no así la demás familia de quienes varían a forma normal. Su cabello es de un púrpura medianamente claro y cae larguísimo casi hasta tocar sus tobillos, a pesar de estar de aquel tamaño no pierde su tersura y brillo. Viste de forma tradicional casi todo el tiempo, es muy raro verlo con modas occidentales o actuales. Su traje evoca a la era Heian, honrando aquél periodo donde la familia alcanzó su máximo esplendor.  Las piezas de su traje es una túnica de mangas largas llamada ho y unos pantalones muy amplios denominados nu-bakama debajo de dicha túnica, llevan un sombrero de color negro en la cabeza. Los colores que fueron otorgados a los Ryosuke en esa era fueron Rojo escarlata y lilas casi blancos, lo cual significaba el alto rango que tenían y la cercanía con el emperador. Hasta la fecha no han sido despojados de ese honor y colores y por tanto, en el templo sigue su uso continuo para aquellos que así deseen vestirlos como es el caso de Hisao. Posee ambas orejas perforadas y usa unos aretes muy discretos de plata, de forma redonda cual perlas, regalo de su familiar de nombre Yaman.

En su espalda se puede ver un enorme tatuaje de un demonio kitsune de ojos dorados amenazadores que se ve desde la base de su cuello hasta su espalda baja. Por el contrario, el nombre de aquél familiar se halla grabado en su pectoral izquierdo, justo donde late su corazón.

Posee algunas cicatrices de batalla sobre todo en torso, que marcan algunos de los sucesos más importantes de su vida.

Con el uso de pergaminos, Hisao aparenta una edad muy mayor, casi alrededor de más de 90 años, con sus cabellos aún larguísimos pero completamente blancos, encorvado y de expresión taciturna y cansada, aún vistiendo sus mismos ropajes y usando el sombrero, es una figura que las personas externas al templo no suelen ver de forma regular, ya que se encuentra usualmente recluido y a excepción de aquellos que viven con él no trata mucho a quienes no se encuentran a su lado, más el papel es necesario para las apariencias, para hacerles creer que todo el tiempo pasa normalmente por él, sobre todo con aquellos vecinos o la comunidad que le conoce desde que era un niño y por los cuales la edad no perdona y avanza como debe de ser.

Hisao // Hisao 2.0 // Hisao 3.0


Psicológico

"El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo si no la controlas."

» Este es uno de los proverbios favoritos de Hisao, un hombre que ha vivido más años de los que hubiese querido.
Como aliado y amigo es una persona leal que sabe mantener las promesas que hace y lucha por nunca romper, comprende la importancia de la confianza y la lealtad y se esmerará en que siempre haya una sonrisa en el rostro de sus amigos y seres queridos.

Como enemigo es alguien completamente diferente, que dará todo de si por erradicar de su alrededor todo aquello que les dañe y aunque a pesar de todo lo que ha pasado no guarde rencor en su corazón y perdone, no duda en luchar cuando alguien se acerca a tratar de dañarles a él o a lo poco que le queda de familia.

Es una persona que irradia un aire de nostalgia, de añoranza de épocas tranquilas adonde la mesa del templo Ryosuke abarcaba todo el jardín, donde las risas de los niños llenaban el templo entero y las visitas nunca se terminaban. No es infeliz, no se queja ni tampoco vive encerrado en aquél pasado más su sola elegante figura es como objeto de recuerdo de todo aquello que sus nietos no conocieron ya. Su sonrisa a pesar de ser hermosa y sincera suele verse melancólica, sus ojos tienen los párpados un poco caídos, lo que hace también su mirada brillante y bondadosa acompletar todo aquél perfil que algunos han considerado "romántico antiguo".

Le gusta dar amor, abrazar y procurar a sus allegados, con sus nietos se podría decir que es un abuelo consentidor que busca que ambos sean felices y nunca les falte nada, más; cuando debe ser estricto lo es sin dudarlo. Una cosa es que ame a los suyos y quiera que sean felices y los consienta y otra cosa es malcriarlos, pues no quiere que los Ryosuke sean de aquellos que se metan en problemas o pierdan el status que con mucho trabajo han mantenido.

Es temeroso de los Dioses pues fue educado en las antiguas costumbres, donde si a los chicos actuales ya no les interesa (o no creen) en los Onmyodos, para él es su forma de vida, él mismo siendo uno de ellos sabe que las maldiciones y los Dioses rencorosos existen, muchos problemas han tenido por aquellos podres sobrenaturales que han heredado de generación en generación, así que siempre procurando a los Dioses de los templos que tienen alrededor del suyo, Hisao honra a cada uno en su día y pide con verdadera fe por la protección y bienestar de su familia.

Posee un lazo especial con su familiar Yaman que va mucho más allá de la simple colaboración entre espíritu y Onmyodo, sus miradas especiales son para él, las palabras más dulces son dedicadas al pelirrojo que siempre le ha acompañado desde que tenía 12 años. Siente un enorme agradecimiento con él por estar ahí y cuidarle siempre, por animarle y siempre tener un momento para conversar e incluso aconsejarle. Cuando está al lado de Yaman no hay miedos ni momentos tristes, tan solo una compenetración que pocos comprenden y que él no busca de alguna forma explicar. No es necesario, sabe que los que le rodean comprenden perfectamente lo que pasa con ellos.  


Historia

"Guardián del clan Ryosuke, tu que guardas en tu interior el fuego primordial, préstame tu poder y lucha a mi lado. ¡Acude a mi llamado, Yamanbagiri!"

» Era obvio que había tenido toda una formación y vida antes de haber pronunciado aquellas palabras, sabía que tenía que haber sido educado de cierta forma y procurado el alimento de su vida espiritual para que en aquellos momentos esa invocación hubiese funcionado y sin embargo, Hisao no recordaba nada atrás de aquel hechizo, cuando quería recordar su vida desde el principio, su primer recuerdo era aquella frase, el resplandor que había cegado su visión y aquel rosario cuya extensión desconocía, larga, con cuentas de perlas negras que formaban caprichosas figuras hasta donde sus ojos alcanzaban a ver.  El increíble poder que emanaba de aquél pelirrojo cuya edad parecía la misma en el momento le hizo comprobar que aquél era Yaman, que había respondido a su llamado, que ahora le convertía a él, a su cortísima edad, en el líder de aquél templo, protector de la familia y el legado Ryosuke y poseedor del secreto más grande de los suyos, del poder de fuego absoluto: Yaman.

Lo que Hisao no recordaba era que la invocación había sido producto de una travesura. Al cumplir los 20 años, edad en los que se les consideraba completamente maduros, los hombres y mujeres del clan que residían en el templo; eran instruidos en memorizar aquella frase del gran libro del salón principal. Se paraban entonces en aquél cuarto destinado a guardar la reliquia de los Ryosuke y recitaban la invocación, muchos de ellos sin éxito. Solo había una persona en cada generación con el poder suficiente para despertar y controlar a Yamanbagiri.
Hisao había descubierto una noche que entró a jugar, imitando a los mayores que habían hecho lo propio ese mismo día, que el poseedor de aquél poder milenario era él.

A partir de ese día el espíritu pelirrojo permaneció a su lado y fue educado por Hisao de la misma manera en la que le impartían lecciones, valores, modales a él. No se separaban ni un momento, entrenaban juntos, Hisao convirtiéndose en un Onmyodo respetado, Yamanbigiri siendo temido dentro y fuera de la familia:
"Quien lastime a los Ryosuke será purificado y consumido por fuego." Decían.

El pelirrojo se convirtió en un gran amigo y acompañante del de cabellos y ojos violetas, quien creció para convertirse en un adulto elegante, de modales perfectos y querido por vecinos y familia. No era raro verlo caminar por la calle acompañado de aquél pelirrojo de gran estatura y músculos que le ayudaba en todo. No se metía en problemas con nadie, no buscaban intervenir en la vida de los demás, creció en un ambiente de relativa calma y feliz, riendo y aprendiendo a la par que su familiar del cual era inseparable.

Cuando le llegó la "edad madura" a ojos de su familia, fue empujado a tomar una esposa. No estuvo contento al principio pues no era su prioridad ser padre o esposo, sin embargo miembros de su clan decidieron que era óptimo que su poder se preservara en su descendencia. Fue así como contrajo matrimonio con una hermosa joven, dócil y de un carácter por demás amable, parecido al que él mismo tenía. Aprendió a quererla con el tiempo y engendró una hermosa niña de ojos violetas como él, nuevamente su vida se quedaba en un estado de completa calma, Yaman, como él cariñosamente llamaba a su familiar convivía con ellos, su esposa lo apreciaba mucho y su hija pasaba las horas aprendiendo de las flores y nombres, propiedades medicinales de las mismas, etc.

Sin embargo como toda calma que precede una gran tormenta, sus numerosos años felices fueron interrumpidos por los rumores de una familia cuyos tratos con los espíritus fueron más allá de lo permitido y usaban aquél poder creciendo sus riquezas de forma ilegal y sometiendo a quienes se oponían a ellos de las maneras menos ortodoxas comenzando a desaparecer clanes enteros para adueñarse de sus tierras o simplemente, para dejar marcada la superioridad de los suyos. Ryosuke Hisao tenía una responsabilidad derivada de aquel poder que él en conjunto con Yaman tenían y llegó el momento en el que hizo frente a aquella familia quien como era de esperarse no entendió con palabras. Tras encarnizada lucha, Yamanbigiri y Hisao resultaron vencedores logrando sellar  al familiar de aquella familia a precio muy costoso: Los Ryosuke recibieron una maldición la cual condenaba a la muerte a todas las mujeres que dieran luz a niñas, propiciando así el temor entre los miembros del clan: ¿Cómo preservarían entonces el linaje de los Ryosuke? Por si fuera poco la familia fue diezmada en la batalla, puesto que el otro clan no solo peleó con aquellos Ryosuke que les enfrentaron sino con mujeres, niños, hombres que no tenían nada que ver con el mundo espiritual y vivían una existencia pacífica y retirada de todo aquello. Se aseguró entonces aquella terrible familia de cortar desde la raíz a quienes osaron ponerles un alto y no conforme con ello el líder espiritual fue presa de una maldición aún peor. Dicen que el vivir mucho es una bendición, sin embargo quien lo afirma y pertenezca al mundo mortal no ha vivido en carne propia el enterrar a los que ama y seguir en ese lugar adonde ya no tiene cabida su imagen, adonde todo se mueve, todo cambia excepto tu. Ese fue el destino de Hisao, quien vio morir a su hija al nacer su nieta Shiori y había visto morir a su esposa presa del paso del tiempo y la salud frágil. Su retoño había tenido a un chico antes; Ryo. El abuelo entonces tomó a los dos niños bajo su cuidado, amándolos, educándolos, junto con Yamanbigiri; protegiéndolos.

"Si este ha de ser el destino de mi familia lo acepto. Fue un sacrificio noble por evitar que la oscuridad cayera sobre el país del sol naciente. Es triste saber que quizá viviré tanto como para ver a Shiori marchitarse, a Ryo crecer sin ella, quizá irse de nuestro lado. Lo siento, Yaman... Tu y yo, prevaleceremos juntos, hasta que las eras nos comiencen a erosionar, hasta que nuestros nombres no se escuchen más y al final, quizá ni siquiera recordemos quienes somos. Vivamos, Yaman, una y mil vidas tu y yo mientras cumplimos nuestro destino pues yo ya no temo, si camino de tu mano."


Detalles extras


GUSTOS
-La noche y su hermosa luna brillante
-La música tradicional
-Los dulces artesanales
-Los jazmines
-El te verde con azúcar
-Su jardín, el cual Yaman le ayuda a cuidar y mantener siempre en flor
-Los festivales tradicionales
-Shiori, Ryo, Yaman, Tsukuyomi y Mitsutada, su familia.
-Los juegos de mesa japoneses, sobre todo el Go.

DISGUSTOS
-Los insectos
-El calor
-La música rock, la considera muy ruidosa
-Los sapos
-La comida sin condimentos o las dietas blandas
-Los charcos, odia mojarse los pies


Invocación de Onmyodo: Yamanbigiri



Personaje real : Fujiwara no Sai
Procedencia/Serie/Anime/Videojuego : Hikaru no Go






avatar
Ryosuke Hisao

Mensajes : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EXPEDIENTE] A thousand lives I will live besides you {Ryosuke Hisao}

Mensaje por Yato Gami el Mar Mayo 03, 2016 11:43 pm




BABY DON'T CRY
I'M THE DOCTOR AND THIS IS THE ONLY WAY OF FIGHT WHICH DESERVE OUR EFFORT AND THEIR APPLAUSE By ∑Θ


♡:





avatar
Yato Gami
 
 

Experiencia : 1170/2000
Shinki : Rohan, Shizune, Yukine y Tomo-san
Mensajes : 422

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Onmyodos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.